Mento, con quince años de trayectoria musical, se consolida como una de las bandas con mayor recorrido de las Islas. Daniel, Miguel, Carlos, Gonzalo y Jorge conforman un grupo de rock que destaca por sus directos desbordantes de energía. Cuidando hasta el más mínimo detalle, intimista e intenso al mismo tiempo, regalando pasión y la más absoluta entrega en cada uno de sus conciertos. Después de estrenar en 2014 su tercer disco “Oxímoron”, Mento se encuentra trabajando muy duro en el que posiblemente será su álbum más heterogéneo. Temas muy dispares entre sí que calarán en un público muy diverso.

 

¿Qué supone para ustedes ser una de las bandas con mayor recorrido de las Islas?

Este año cumplimos 15 años como banda. Supone una prueba de que la sintonía y constancia que hay en nuestro trabajo son buenas. Creímos en el proyecto desde el primer momento y lo abordamos con una ilusión tremenda, y aunque hay altibajos, hemos mantenido siempre la idea principal. Ahora, con la madurez que tenemos, disfrutamos mucho más de lo que hacemos.

¿Creen que es más fácil triunfar en La Península?

Evidentemente, allí es más fácil moverte y actuar; resulta menos costoso, pero eso no es sinónimo de que vayas a tener mayor éxito, porque hoy en día la música, y sobre todo la más independiente, tiene unos circuitos limitados. Ya no es una cuestión de dónde estés, sino de si lo que haces cala o no en la gente.

¿Cómo consiguieron grabar el último álbum fuera de Canarias?

Fue gracias a un encuentro casual, en un concierto benéfico que hicimos en Santa Cruz. Entre el público se encontraba Pablo Cebrián, nuestro actual productor; un músico tinerfeño afincado en Madrid desde hacía muchos años. En todo ese tiempo creció mucho, musicalmente hablando, y creó el sello Arcadia Music. Esa noche, tras el concierto, nos citó en su estudio de Madrid para empezar a trabajar en unas ideas iniciales, que dieron como resultado nuestro tercer disco, el primero con sello y producción externos.

¿Sitios preferidos para actuar?

Hay algunas citas al año que son ineludibles, como por ejemplo el Aguere Cultural, que además de contar con unos grandes profesionales, son muy buenos amigos. Es uno de los mejores sitios donde actuar en Tenerife, con unos medios increíbles y un público excepcional, que acoge a todo tipo de bandas de la mejor manera. En Santa Cruz tocamos hace varios meses en el Ocean Club, ante casi 300 personas. Es un sitio que está sonando bastante últimamente, nos gustó mucho porque tiene unas condiciones acústicas muy buenas y el público es genial.

¿Quién escribe las letras?

Nuestro vocalista Daniel es el que lleva escribiendo las letras desde que empezamos. Aunque últimamente estamos intentando hacer aportaciones entre todos, porque hay veces que es necesario tener influencias de los demás, más aún cuando estamos compartiendo tantas cosas y es tan importante que el mensaje que intentamos transmitir, sea el conjunto de ese granito de arena que puede aportar cada uno.

¿Ya están trabajando en el siguiente álbum?

Sí, de hecho acabamos de publicar el primer single: “A punto de estallar”, disponible en el canal de Youtube y en redes sociales. Tenemos varias canciones hechas, la idea es ir avanzando en los próximos meses y conseguir tener finalizado el próximo álbum a finales de este año.

¿Qué referencias musicales tienen para este nuevo disco?

Siempre hemos tenido muchas influencias musicales, porque escuchamos música muy distinta e incluso entre nosotros oímos géneros muy dispares. Así que creemos que las influencias se remontan a lo que llevamos escuchando desde que éramos enanos, lo que oíamos de nuestros padres y lo que se escucha actualmente. Quizás para este próximo disco, se nota más la influencia de la electrónica, que se va a ver más representada.

¿Tienen planes para promocionarlo por La Península?

Sí, creemos que eso es algo fundamental. En La Península hay un circuito que aquí no existe, hay mayor posibilidad de moverte. Aquí los lugares son más limitados y hay veces que no hay más sitios a los que poder ir. De aquí a unos meses nos meteremos de lleno con esa promoción.

¿Creen que el rock solo llega a un público determinado?

Hemos comprobado que a pesar de ser “rockeros”, gustamos a un segmento de gente muy variado: niños, adolescentes, gente mayor... Para nosotros supone algo muy positivo y en realidad puede ser una virtud. La música está hecha para compartirla, hagas lo que hagas, y si consigues llegar al máximo y más variopinto público, ese es el mayor logro. Nuestra música, pese a ser tan personal, tiene la capacidad de llegar a un público muy amplio.

Lo más duro o difícil como banda hasta el momento

Cuando llevas juntos tantos años, es imposible estar siempre en el mejor momento. Llevamos mucho tiempo compartiendo una idea afín y seguimos luchando por sacarla adelante. Eso es lo más difícil y a la vez lo más gratificante. Se trata de establecer un equilibrio entre lo bueno y lo malo para poder continuar. Lo más duro quizás sea cuando entre nosotros notamos que por motivos personales, no todos podemos estar al 100%. Pero cada uno hace un enorme esfuerzo porque el proyecto camine.

¿Cómo animarían a la gente a que fuera a un directo?

Tenemos una buena base de rock y siempre intentamos hacer canciones con mucha melodía que gusten a la gente, pero que también consigan hacerles reflexionar. Si les gusta la buena música y descubrir algo diferente, no deberían tener ninguna duda y acudir a una de nuestras actuaciones, porque seguro que se lo pasarán muy bien.

Algún sitio en el que les gustaría actuar

Cruzar el charco nos haría muchísima ilusión, actuar en Latinoamérica por ejemplo, nos encantaría. O incluso en La Península, a alguno de esos festivales que están teniendo tanta repercusión. Precisamente ahora es cuando vamos a empezar a movernos en ese mundo, para promocionarnos e intentar buscar bandas afines y buenos lugares donde poder actuar.

 

Un proyecto apasionante por el que han ido luchando poco a poco hasta consagrarse como una de las bandas más constantes y con mayor recorrido de las Islas. Quince años de experiencia los abalan, y su madurez como grupo les ayuda ahora a disfrutar aún más lo que hacen. Cinco integrantes que dan luz y energía a una banda de rock que ensaya y trabaja al máximo todos los detalles para conseguir temas de gran calidad. Compartiendo la pasión de la música, han sacado adelante un proyecto en el que tuvieron confianza plena desde el primer momento.